2 dic. 2015

Línea nueve.

Línea 9. Príncipe de Vergara.
Consigo llegar a tiempo al último tren,
y ahí está, el chico que he visto antes en la Plaza Mayor.
Rubio, ojos verdes, metro ochenta.
Me siento en frente.

El tren está prácticamente vacío.
Lleva la música a todo volumen.
Suena 'Don´t stop believing'.
Punto a favor.

Sonrío,
me mira,
y llego a mi parada.

- ¡Perdona! -  escucho. Es él.
- Se te ha caído esto. - dice dándome la bufanda.
Sonrío y le doy las gracias.
- ¿Sabes? Esta no es mi parada. He bajado solo para dártela.
- ¿Y vives muy lejos? Podría acompañarte y devolverte el favor.
- No hace falta, sé andar solo - y se ríe.

Capullo...

- Es broma, tonta. Me encantaría.

Estás entrando en terreno peligroso, Laura
y sin frenos.

- Mi nombre es Ángel - me dice abriéndome la puerta de salida.
- Encantada - sonrío - Yo soy Laura.

Llegamos.

- ¿Quieres subir?

Mmm... Bien directo.

- No, gracias.

Me coge del brazo,
me acerca a él,
y cuando me doy cuenta nos estamos besando en su portal.

- O quizás si - pienso.

Madre mía, Laura. No tienes remedio.

Después, un ascensor de besos contra la pared y de manos desenfrenadas.
Un pasillo demasiado largo de botones desabrochados.
Una puerta contra la que me sigue besando mientras busca la llave,
sin separarse ni un centímetro de mí.
Y luego me coge a horcajadas y me lleva a su cama.
En medio minuto estamos desnudos.
Nuestras manos se han vuelto completamente locas,
y él...
bueno,
él no deja de besarme.


Estoy demasiado caliente como para pensar en lo que estoy haciendo.
Lo que sí sé, es que si tuviera que definir el sexo en una palabra, diría su nombre.
Y de momento me quedo con eso.
Ya ha pasado.
Ahora, tendré que cambiar de línea.

1 dic. 2015

Atrévete.

Siempre me he considerado una persona muy distinta al resto, simplemente porque no me gusta conformarme con lo que la sociedad me ofrece, sino que prefiero la aventura, los viajes inesperados, los contratiempos, amar hasta el extremo y, en definitiva, hacer lo que realmente quiero y no lo que los demás quieren que haga. Y aunque no deberían existir diferencias por cosas como esta, yo estoy orgullosa de no conformarme con esa forma de vivir vacía y simplista que nos imponen como la única correcta.


- ¿Dónde estás? - le escribí. 
- Llegando a tu portal.

Bajé corriendo las escaleras y ahí estaba.
Ángel, con su metro ochenta y sus ojos verdes, tal y como me lo imaginaba. 

- ¡Hola! - le dije mientras iba corriendo a abrazarle - ¡Qué ganas tenía de verte!
- Y yo a ti, pequeña. - Me dijo sonriendo. 
Mi cara de imbécil era extremadamente notable.
- Bueno, ¿y ahora qué?

Eso digo yo... ¿Y ahora qué?

Normalmente, la gente no cree en las relaciones a distancia. No en las de toda la vida en las que uno de los dos tiene que irse lejos por trabajo, que tampoco, sino en las modernas en las que ambos se conocen por internet. ¿Por qué? ¿Convencionalismos o falta de confianza? El caso es... ¿Y qué pasa si te da por intentarlo?

- ¿Sabes? - me dijo Ángel mientras deshacía su maleta - Llevaba mucho tiempo pensando en esto. En como sería y como me sentiría.
- ¿Y cómo te sientes?
- Tengo miedo.
- ¿Por qué? - dije mientras me sentaba en mi cama - ¿De mi?
- No, idiota. - me respondió sonriendo - De esto. De lo que va a pasar ahora.
- ¿Qué es lo que quieres que pase?
- No lo sé. Lo que si sé es que no quiero dejar de sentirme así, como ahora cuando estoy contigo. Tengo miedo, sí, pero eso es porque al fin hay algo que no quiero perder.

Ángel y yo comenzamos a hablar un día hace más de un año. Al principio las conversaciones se basaban en preguntas banales, pero poco a poco fuimos abriéndonos un poco mas al otro.
Algo nos llamaba a hacerlo. 
Pasamos dos semanas hablando a todas horas: Whatsapp, Skype, llamadas... Y a la tercera semana ahí estaba él, en mi casa.
Había hecho un viaje de 360 kilómetros para pasar un día y medio con una persona a la que no conocía. ¿Y yo? Bueno, yo le abrí la puerta de mi casa.
Definitivamente se nos había ido a la cabeza.

- ¿Quieres ir a dar una vuelta o prefieres esperar a mañana?
- Ya está anocheciendo, ¿lo cambiamos por manta y peli?
- Hecho. Te dejo elegir.
- Oh, dios. ¿De verdad tienes 'Titanic' en DVD? ¡Es mi película favorita! Hay una frase que me encanta que dice ' Si tu caes...
- Yo caigo...' - reí - Lo sé, también es la mía. 

Al cabo de un rato le miré y estaba dormido. 
- Pobre...- pensé sonriendo -  Con la paliza de viaje que había hecho...

- Eh - susurré - Vamos a la cama anda.

Una vez allí, dadas las  buenas noches y apagadas las luces, tras media hora de dar vueltas en la cama probé suerte...

- Ángel...
- Dime
- No puedo dormir
- Yo tampoco - suspiró - Ven conmigo.

Bajé de mi cama a la suya y me acomodé en su abrazo. 
No había lugar mejor que ese. 
Me di la vuelta, mirando hacia él y tras retirarme el pelo de la cara con cariño me beso en la frente. 
Y no sé si el tenía las mismas ganas que yo de eso, pero entonces, le besé. Fue un beso cálido, suave, y corto, porque me retiré rápidamente para disculparme; pero entonces me agarró del cuello y me devolvió el beso. Más rápido. más caliente.
Eso fue a más y más y acabamos sin ropa, tocándonos, sintiéndonos, saboreando cada centímetro... Sintiendo cada segundo.

A la mañana siguiente cuando me desperté desnuda a su lado, por un solo momento pensé en las consecuencias de aquello, después se me olvido y simplemente empecé a besarle hasta que se despertó.

- Buenos días - me dijo sonriendo 
- Buenos días - respondí - Necesito una ducha. Ahora vuelvo.
- Aquí te espero. - dijo mientras volvía a meterse entre las sabanas.

¿Debo pensar que siente algo por mi solo porque haya hecho este viaje? ¿Se puede sentir algo en realidad por alguien a quien no conoces? ¿Y si solo quiere sexo? Dios... Mi cabeza es un desastre
De camino al baño cogí un folio y un boli y comencé a escribir:

Ángel,

te escribo esto escondida en la ducha porque realmente no tengo suficiente coraje como para decírtelo a la cara.
No sé si se puede enamorarse de una persona a la que no conoces. Yo no estoy enamorada, pero siento algo. Incluso antes de lo de anoche. Me atrevería a decir que incluso antes de la primera palabra ya sabía que alguien iba a aparecer en mi vida para ponerlo todo patas arriba.
Me has revuelto las ideas, pero quiero darte las gracias por ello. Por hacerlo todo más fácil, por enseñarme que lanzarse de cabeza no es siempre peligroso.
Espero verte pronto.

Desayunamos en un bar perdido por la ciudad y recorrimos todo el centro hablando de todo y de nada a la vez. Compartiendo sueños, metas, historias... Pero en algún momento se tenia que ir.

- Bueno... Llegó la hora.- Me dijo abrazándome.
- Pensaba que iba a costarme menos la despedida.
- ¿Volveremos a vernos?
- Eso espero...
- Yo también.

Nos quedamos mirándonos sin decir nada, durante unos segundos interminables, me retiró el pelo de la cara y después me besó.

- No me olvides, Laura.
- No lo haré.

Y bueno... Eso es lo que quería contaros: mi sueño.
¿Que qué?
Si si, mi sueño. 
Esto no ha pasado, pero ¿a qué era bonito? ¿por un momento no os han entrado ganas de ir a por ello, a por todo eso que tenéis pendiente de hacer porque os da miedo?

Pues simplemente, atrévete.
Disfruta.
Vive.

29 jul. 2015

Querido Julio:

Te escribo una carta de despedida,
porque como siempre,
te vas igual de rápido que viniste.

Me gustaría darte las gracias,
porque siempre eres ese empujón que necesito para lanzarme de cabeza
a cumplir todos esos planes que en algún momento tuve en mente
y no me atrevía a realizar.
Ya sabes: un curso por aquí, un viaje por allá...

Este año ha tocado Youtube: me he creado un canal.

Espero que te guste mucho,
lo he hecho por ti.

Adiós Julio,
nos vemos el año que viene.


https://www.youtube.com/channel/UCQEQaQkNkPeApcAMnwqqdmg

1 jul. 2015

''Nunca digas adiós, porque adiós es irse lejos e irse lejos, olvidar.''


Un segundo más de vida.

Tengo casi veinte años, pero ¿cuántos he vivido de verdad?

Me llamo Pilar y tengo casi veinte años, o 1 persona menos en mi vida de las que debería tener, tengo 2 abrazos que duraron para siempre, 3 te quieros no correspondidos escondidos en 4 relaciones de paja y cartón. Tengo grabados 5 años en un internado en el que crecí, 6 libros leídos varias veces que me hicieron llorar, soñar y huir. Tengo 7 años de mala suerte vividos en uno solo. He aprendido 8 formas de decir 'te quiero' a esa persona que hoy me saca las 9 sonrisas diarias reglamentarias, y alguna que otra más.
Además, también tengo 10 fotos guardadas bajo llave de momentos que nunca podré volver a vivir, que ni si quiera recuerdo, pero en los que sé que fui realmente feliz. Tengo 11 lágrimas y 12 noches en vela, que nunca debí perder, 13 cartas de amor que nunca llegaron a su destino y solo un 14 de febrero vivido de verdad.
¿Y sabéis qué? Pedid perdón, porque yo tengo 15 perdones de los cuales 16 no tuvieron respuesta, pero que me hicieron sentir realmente bien. Tengo 18 momentos importantes que me gustaría poder contarle a esa persona que hoy ya no está. Tengo 19 escalofríos, conciertos, gritos, saltos y miradas que guardaré conmigo para siempre y además, tengo casi 20 películas favoritas que pueden resumir mi vida en hora y media, y casi 20 años que no dicen absolutamente nada de las 20 vidas que llevo por dentro.

Quered cuando surja sin miedo a las diferencias y no esperéis a que sea el momento adecuado porque quizás  nunca llegue.
Y lo mismo con la vida: no esperéis el momento perfecto para empezar a vivir, solo hacedlo.
'Cada día tenemos 1440 minutos que no volverán, piensa bien como vas a utilizarlos.'

20 may. 2015

VI.

Cada día aparecen un montón de personas nuevas en la vida de la gente: el simple hecho de ir caminando por la calle y ver a uno o a otro... Por que ¿quién no te dice a ti que ese chico con el que te cruzaste ayer puede ser dentro de unos meses alguien importante? ¿O esa señora mayor que ayer se cayó en la calle y le ayudaste a levantarse? Todos formamos parte de la vida de muchísimas más personas de las que pensamos.


Hace unos meses empecé a estudiar en un instituto nuevo y de repente treinta personas entraron en mi vida de golpe, y de esas treinta unas decidieron quedarse y otras pasar de largo. 
Meses después por circunstancias tan tontas como estar estudiando en la biblioteca, acabe conociendo primero a dos personas, luego a dos más, y así poco a poco terminé de asentarme en ese grupo de cinco personas que ahora son súper importantes. 🐫
Y de todas: una. 
Tú.

Tú que me has cambiado por completo y me has vuelto a enseñar que es querer, que es soñar y que es vivir.
Tú que llevas ciento sesenta y ocho días haciéndome feliz.
Tú que me has dado fuerza para superar cualquier cosa, que has hecho que el pasado sean solo recuerdos, que me has dado la vida en cada sonrisa, en cada te quiero y en cada beso...
Tú, por mil cosas más, siempre serás mi mejor regalo, mi mejor día, mi mejor casualidad.

El viernes fue tu dieciocho cumpleaños y estos días han estado llenos de sorpresas: tu casa, París, la limusina, la cena, la fiesta... Esta foto muestra como te guío desde la limusina, hasta el bar. ¿Y sabes por qué me gusta tanto esta foto? Porque no solo te guío hasta el bar, sino que te guío hasta tu familia, tus amigos, una sorpresa, un año nuevo y sobretodo porque confiaste cien por cien en mí (a pesar de que te tropezaras con algún que otro bordillo por mi culpa). Quiero que te quede claro que no solo te guié ayer hasta el bar, sino que lo haré siempre en la vida, y tienes esta foto para recordarte en todos esos momentos malos, que siempre, pase lo que pase, voy a estar a tu lado.

Gracias por darme tantísimo.

Te amo.


3 may. 2015

Te quiero.

Cinco meses y tres días.

Hace ya bastante tiempo desde que te vi salir al recreo, con tu sonrisa y esos ojos medio verdes que me encantan,
que me guardaba en secreto que me gustabas de una forma diferente, 
que veía necesario guardármelo para mí, para hacerlo más especial y además porque nunca creí que pudiera pasar algo entre nosotros. 
Hace algún tiempo desde que coincidimos en la biblioteca, me seguiste en Instagram y yo al cabo de unas horas, que por lo que sé se te hicieron eternas, decidí seguirte y pedirte unas clases de guitarra que nunca recibí, pero que me cambiaste por algo mucho mejor: nuestra historia.

Hoy he visto Titanic, ¿sabes? Y con esta película, igual que con muchas otras o noticias más reales que acaban de la misma manera, me he vuelto a dar cuenta de que, lamentablemente, la vida sin ti ya no tendría sentido.
Y digo lamentablemente, porque ya pensé esto antes, años atrás, y luego sufrí muchísimo. Y a pesar de eso, no aprendí.
O quizás sí, quizás significa algo ¿no?
Que si solo contigo me he atrevido a volver a amar, a enamorarme, a dejarme la piel de nuevo... Es porque confío en esto y en ti. Es porque el futuro, aunque esté lejos, planeado a tu lado parece más fácil de llevar.

Mira... Me canso de tanta escritura formal:
Te quiero. 
Te amo.
Y jamás dejaré de hacerlo.
Pase lo que pase, venga quien venga, y se descubra lo que se descubra; jamás dejaré de sentir esto por ti.

Por favor, perdóname, pero estoy jodidamente enamorada de ti. 





16 mar. 2015

Ex-pertas.

Todo el mundo sabe que hay una lucha interior constante, en todas las relaciones, entre la pareja actual y la exnovia. 
A veces, cuando te das cuenta de que no merece la pena y de que es una reacción realmente inmadura, empiezas a pensar:

La vida de las personas es pasado, presente y futuro. El pasado se forma por problemas, lloros, caídas, rupturas, viajes inolvidables, personas que te marcan, otras que te enseñan, miradas, fotos, tesoros... 
El presente, en este caso, somos tú y yo; y el futuro, son todas las promesas y los planes que nos hacen creer que esta vez sí. ¿No es eso lo importante?

En mi caso, solo ha habido dos relaciones que me hayan marcado realmente: La primera, pasado, que me hizo aprender a querer, crecer, madurar y conocerme. A pesar de eso, lamentablemente, también me di cuenta de que el amor se puede convertir en un auténtico monstruo si tu cabeza y tú os lo proponéis. Aquella vez, mi gran historia de amor se convirtió en un sinvivir con consecuencias de las que me arrepentiré toda la vida, pero que sé que si tuve que vivir, es porque en algún momento me serviría para algo. 
Ha llegado el momento.
Ahora, esa experiencia se ha convertido en mi referencia, en un miedo que me hace ir con cuidado, paso a paso, y que me hace disfrutar día a día de tener a mi lado a una persona impresionante. Se ha convertido en algo, que me hace saber qué se siente cuando conviertes a alguien en parte de tu vida, y entonces desaparece.

Y esa relación es un 90% de lo que soy.

Ahora mismo tengo la suerte de estar viviendo otra totalmente distinta, maravillosa, presente, con una persona que me ha enseñado que cada relación es un mundo, única e irrepetible; y que no se querrá nunca como se quiso la primera vez, pero que se puede querer incluso más, si tienes la suerte de dar con una persona capaz de ordenarte la cabeza y arreglarte el corazón.

(Gracias, cariño.)

Por todo esto sé que no merece la pena esa lucha, supuestamente impuesta por la sociedad entre pasado y futuro, porque la persona de la que estás enamorada hoy, también es parte de lo que vivió ayer. Y eso significa que el pasado siempre será algo importante; por lo que pienso que la mejor solución es querer informarse sobre él, para así, de paso, conocer a tu pareja un poco más.

Entrando en el tema de la amistad entre ex, cabe comentar que a veces te topas con una chica que te coge manía en cuanto empiezas la relación con el chico, y que al cabo de unos meses te das cuenta de que se ha dedicado a conspirar contra ti; lo que convierte a esa chica en un autentico incordio, porque por muy importante que haya sido para tu novio, te ha faltado al respeto. Eso es una gran excusa para tenerla entre ceja y ceja de ahí en adelante.
Otras veces, gracias a Dios, te encuentras con una chica encantadora, que ya que forma parte de la vida de tu pareja como amiga, es capaz se respetarte, de no mirarte por encima del hombro y de darte las gracias tanto por pequeños consejos, como por hacer feliz a la persona más importante de tu vida, que en algún momento, lo fue también de la suya.

Cuando te encuentras con personas así, sabes que quizá esa lucha no es algo social, sino solo el rencor que se crea la gente cuando ve que la persona con la que estuvo, ha sido capaz de rehacer su vida antes que ella.

No convirtamos el amor en algo malo, que el pasado siempre estará ahí y el presente, al fin y al cabo, es solo la oportunidad de aprender y de hacer feliz a esa persona, que tú no supiste aprovechar en tu momento.

No tengo nada más que añadir respecto al tema.

Solo me queda agradecer, tanto el hecho de haberme encontrado con él y de haber aprendido a querer de nuevo, y a quererme. A creer, cada día más, en los 'para siempre', a confiar y a ser feliz; 
como el hecho de haberla conocido a ella, que me ha abierto los ojos, y me ha hecho ver que el problema no era tan mío como pensaba, que lo importante es el ahora, el presente, y que esa lucha que se estaba combatiendo, realmente, no merecía la pena.

15 mar. 2015

Palabras sin sentido.

Estamos enamorados: yo de ti, tú de otra y él de sí mismo.
Todo en la vida se reduce al amor, pero ¿alguien sabe de verdad qué es?

Yo tengo la suerte de estar enamorada, pero aún así pienso que es solo una palabra sobrevalorada. Y eso que si tuviera que pensar cuál es mi palabra favorita en el mundo, diría 'amor' sin dudarlo ni un segundo.

Supongo que mi razón es que ahora que vuelvo a estar enamorada, (y gracias a Dios tengo más cabeza), me he sabido dar cuenta de lo difícil que es querer a una persona ¿no creéis?

Me explico: de repente, cuando has superado (o eso crees) al que fue tu primer amor, y te estás planteando una nueva vida sin hombres, solo y únicamente para vivirla de verdad y disfrutar de ti misma y de tus amigas, aparece.
Y no es un hijo de puta que te pudiera hacer más fácil odiarle y mandarle a la mierda, no; es un chico encantador que a parte de cautivarte con cada jodido respiro que da, también lo hace con cada palabra y cada gesto, porque claro, es muy amable contigo 'como ninguno otro lo había sido hasta ahora'.
Después cuando empezáis a quedar y piensas 'despacio, que luego ya sabes lo que pasa', te das cuenta de que a los cinco días ya te tiene babeando como a una idiota, lo que va en contra de tus nuevos principios y de ese nuevo yo-inaccesible-emocionalmente que creaste cuando te rompieron el corazón.
Luego cuando lleváis un par de meses y te planteas llevarle a casa, viene el problema de contárselo a tu familia, la cual ya le odia sin si quiera haber empezado a hablar, porque ven a todos los hombres como inmaduros-sin-corazón-que-solo-piensan-en-follar-y-que-luego-volverán-a-hacerte-daño.
Y así sucesivamente con una serie de mil y pico problemas y contras más, que se le añaden cada día a esa relación que esta-vez-es-la-definitiva y que esperas no tener que volver a pensar eso mismo en ninguna otra ocasión.

¿Y quién es el que ha conseguido superar cada problema?¿El amor? No. Tú, él y las ganas de querer.

Así que sí, pienso que es una palabra sobrevalorada y que 'amor' no es el amor en sí. El amor es el esfuerzo y las ganas que quieras ponerle a querer, entender, ayudar y apoyar a una persona. El amor es que creas no en un 'para siempre', sino en que si seguís juntos y no os rendís, ni optáis por la vía fácil, podréis conseguir algún día, todas esas promesas que tu cerebro cree vacías, pero que tú y tu corazón estáis deseando cumplir.

12 feb. 2015

Mi casi-promesa favorita son tus ojos.



¿Sabes? Ya no me imagino una vida sin ti, y no sé si eso es bueno o malo.

Supongo que un poco malo cuando me acaba de llegar la noticia de que estoy admitida en una universidad a 360 kilómetros de ti. Un poco malo también, cuando la posibilidad de perderte para siempre se hace poquito a poco más real. 
Pero bueno, podemos decir para contrarrestar, que es mi sueño, que al fin voy a poder estudiar lo que siempre quise en una de las mejores universidades de España, que voy a vivir en la capital... pero no, sigue sin ser bueno si es sin ti.

Antes de esto, cuando todo era solo un simple proyecto, nos veía posibles ¿sabes?, pero ahora me abruman las dudas, los 'y si...', los 'ojalá'.

Yo sí, yo creo en nosotros y creo en ti. Creo en un futuro, en una vida contigo, en nuestra casa, nuestro gato y en las ganas que siempre tuvimos de vivir eso, un poco más calmadas por poder vivirlo al fin.

¿Y tú? ¿Crees?

Sé que cambiaremos el mundo, y no me refiero a que el mundo nos vaya a recordar, me refiero a nuestro mundo, a esto, a la vida (porque la vida son muchas cosas); me refiero a que marcarás un antes y un después, a que si te vas la vida perderá un poco de sentido, a que mi corazón estaría solo ya por la mitad, a que los ojos perderían ese brillo que tanto te gusta, y la sonrisa... no hablemos de la sonrisa. No tendría solución. Sería la decadencia de un todo, y su teoría hecha añicos. Sería otra vez lo mismo, otra vez dolor.

Pero que si por el contrario, te quedas para siempre, seguirías siendo cada día del resto de nuestra vida, un motivo más, una razón, un 'gracias', nunca rutina, nunca lo mismo. El último paso para recobrar la cordura y la fe en el amor y los ojalás, (que viene a ser lo mismo).
Aún somos jóvenes, sí. Me lo dicen cada día: Pilar, no te aferres, no confíes, vendrán más.

¿Por qué?¿Por qué no confías?

Tenemos que cometer tantos errores, que perderemos la cuenta. Y cumplir todos los planes de la lista de ojalás: ir a Salou, a París, tener un gato, un perro, un piso, un corazón... Tendremos que aprender a pedir perdón y a tragarnos el orgullo. Y tenemos que vivir nuestra vida, cariño. La que siempre quisimos, la que desde el primer día parecía posible. Y no digo que vaya a ser fácil, pero será una vida que merezca que las cosas nos salgan mal de vez en cuando, una vida que merezca la pena vivir.

Quiero que esto: tú, seas para siempre, y que ese para siempre sea uno de esos de ahora, de los de unos cuantos meses;
y que cuando caduque lo podamos renovar. Y si alguna vez se nos olvida, volveremos. Vendremos hasta aquí: nuestra ciudad, nuestra casa, nuestra cama, el principio; veremos el por qué de todo eso: de la vida; y entonces, solo entonces, nos daremos cuenta de que vida es poco si es contigo. De que el resto de nuestra vida, no es nada comparado con un 'sí, te amo, igual que el primer día', y de que un día mereció la pena jurar a tientas que lucharíamos por esto, porque justo en ese momento, sabíamos que ya sí, lo habíamos conseguido.

11 feb. 2015

Dirty dancing.

'Tengo miedo de todo. De lo que veo, de lo que hice, de quién soy. 
Y más que nada de salir de este cuarto y nunca volver a sentirme de la forma en la que me siento cuando estoy contigo.'

add a caption

5 feb. 2015

A causa de ti.

Odio que ya no me salgan las palabras,
ni saber que sentir,
ni los cambios de humor,
ni me gusta que la gente vaya en contra de algo que a mi me hace feliz,
ni que los que no pintan nada también digan ir en contra solo por joder.

No soporto tener que...,
ni estar en casa a una hora,
ni las normas, las peleas, los gritos, ni la impuntualidad.

No me gustan los ex,
ni los finales.

No me gusta el frío, 
ni tenerte lejos (que es parecido).

No me gusta el dolor,
ni que hagan daño,
los días grises o la lluvia.

Tampoco me gusta saber,
saber demasiado cuando nadie quiere contártelo todo,
saber que te quiero cuando tarde o temprano te iras,
saber que esto acabará,
saber que dejaré de leerte,
(otro libro más de los que odio leer el prólogo),
y empezaré a escribirte en un cuaderno que cualquier día también se quedará sin hojas.

Pero ojalá,
ojalá aunque todo acabe pueda hacerlo.
Escribir, digo.

Que lo que más miedo me da ahora es oír un adiós de esa boca que me calma los inviernos,
pero también me asusta que me dejen de hablar las ideas y no pueda seguir haciendo esto...
porque si ya entre nube y nube, lo echo de menos,
no me quiero imaginar como sería quedarme sin ideas,
sin ganas,
sin tinta,
sin ti,


para siempre.

A mí me quema el corazón.

¿Es triste, sabes?
Ver que corre por la red un vídeo en el que queman vivo a una persona,
y sí, sale en las noticias;
pero lamentablemente no, 
no se puede hacer nada por ayudarle.

No se ha podido hacer nada por salvarle la vida.

¿Por qué?¿Por qué vivimos en un mundo así?
¿Por qué existe tal maldad dentro de una persona?
¿Por qué no se acaba ya toda esta mierda?

Preferiría meterme un tiro a tener que matar a alguien (aunque suene contradictorio),
y ojalá todos pensaran así, porque ya no es solo eso,
es Charlie Hebdo, es el 11M, el 11S, la violencia de género, tirar a un bebé a la basura, decapitar a tus padres, quemar a tus hijos, abortar o simplemente ahogar a un animal en un río.

¿Por qué hay personas que se creen que tienen derecho a eso? Que vale que eso sea una enfermedad mental (porque lo es), pero ¿qué sociedad estamos creando si llegado un momento se creen en su derecho de poder hacer algo así? 

Quien sea que haya creado esto (todo: la vida, las personas...) que me diga por qué mierda ha tenido que ser así. ¿Por qué existe la posibilidad de arrebatar lo más valioso, que es la vida, a otra persona?

No lo entiendo, 
os juro que no lo entiendo.

A mi me quema el corazón cada vez que escucho que otro más ha muerto a manos de esa basura.
y me arden las manos en deseo de hacer algo,
cualquier cosa,
pero no.

Y eso es lo peor.

Muaz Kasasbeh.

16 ene. 2015

Alguien dijo alguna vez que el que sabe donde va, siempre llega... pero ¿y si ya estás donde querías estar? o,
¿y si no has cumplido aún tu sueño, pero has encontrado a alguien con quién compartirlo?
¿En ese caso qué hacemos: ir a por nuestra meta arriesgándonos a alejarnos de lo que tenemos ahora, o amoldarnos y renunciar a un sueño, para poder vivir algo que puede ser algo aún mejor?

No sé si me entendéis, pero yo lo único que puedo deciros es que le quiero.
Porque aunque a veces nos guste estar solos, pensar y tomarnos nuestro tiempo para... ¡yo que sé!, leer, escuchar música,hacer deporte, salir con nuestros amigos...; merece la pena intentar compartir la vida con otra persona, más de cerca, más queriendo.

¿Y sabéis qué más sé?

Que todo en la vida, (menos la vida en sí),
puede ser para siempre.
Y que lo único que se necesita son ganas, porque si yo quiero ser periodista, siempre voy a ser periodista;
porque aunque deje de hablar con una amiga por la distancia o el paso del tiempo, siempre será mi amiga; 
y porque aunque hayas querido, (en pasado), siempre se puede volver a querer. 

Hay seis mil millones de personas más en el mundo, y en algún momento de tu vida, encontrarás a otra persona que también crea en que algo puede ser eterno; así que corre, equivócate, ama, llora, odia, baila, ríe, sal, llévale la contraria al mundo, a la vida, e incluso a ti mismo, pero sobretodo nunca pierdas las ganas de seguir haciendo esto durante el resto de tu vida.

Y si tienes miedo a querer a una persona porque "ya has sufrido demasiado", deja de creer que si acaba una relación, acaban todas; 
y empieza a pensar que todos los 'te quiero' dichos tiempo atrás, solo han sido una manera de hacer más ciertos los que se dicen ahora.

Amoldáos y vivid vuestro sueño.
No renunciéis a nada. Nunca. 
Quien te quiera de verdad, te acompañará siempre. 
No lo olvides.

Está en nuestra mano ser felices,
está en nuestra mano hacer que los para siempre no sean solo palabras,
y dejar de tener miedo.

Hay que conseguir amar de tal manera, que irte dejándolo todo, solo sea una decisión difícil, pero no un lastre, ni un problema, ni algo que echar en cara después. 
Arriésgate. 
Si sale bien, podrás vivir sabiendo que hiciste lo correcto; si sale mal, no te arrepientas. 
Aprende. 

Abre el libro, pasa las páginas, elige una y cerciórate de que no te lo vas a aprender a la primera, que tendrás que repetirlo varias veces.

Y lo mismo con la vida.


Porque hay decisiones que merece la pena tomar.

6 ene. 2015

Pain demands to be felt.

La sensación de poder perder a alguien es abrumadora, agobiante, estresante y cansada.
El hecho de estar pared con pared con la persona a la que quieres y no hablarse.
El hecho de que un juego acabe en discusión,
o de que una discusión se multiplique... 

No sé,
supongo que lo que hay que hacer,
es agarrar bien fuerte la mano del que tienes al lado,
de ese a quien tanto quieres,
y entonces ya,
cuando vea que estar juntos es seguro,
que esa mano más que apoyo, es amor,
y que ese amor es algo así como una promesa,
(de esas que se cumplen),
entonces ya podéis discutir por tonterías.

Y que conste que digo discutir
siempre y cuando las reconciliaciones acaben en la cama;
porque el amor es eso:
no saber qué es lo que te espera en el próximo minuto,
ni donde vais a estar en tres meses, en dos horas, o en cinco minutos...

Y esa intriga,
es el mejor regalo.


Feliz día de Reyes.