23 dic. 2016

2017, mismos sueños y diferentes errores. ¿O es al revés?

Ya he vivido veintiún fines de año, y unos cuantos fin del mundo. También he pensado un par de veces que la vida se acababa porque ese dolor me acabaría matando, y ha habido gente que ha huido de mi vida llevándose un poco de ella consigo. 

Ya he vivido veintiún fines de año y como cada diciembre sigo pensando en si estoy haciendo bien las cosas. 
En si estoy viviendo de una forma que vaya a hacer sentirse a mi familia orgullosa de mí. A mis amigos, felices de tenerme a su lado. Y a mi pareja paseando de la mano por la calle, con ganas de que la gente sepa con quién está. 

Pero la verdad es que no: Hay poca familia, menos amigos y ninguna pareja. 

Y es que no sé lo que estoy haciendo y eso es lo que más me gusta. Que me equivoco al menos dos veces al día. Que fallo. Que repito de curso, acabo relaciones y dejo cosas sin terminar. Que no tengo prisa. Que no hago lo que los demás quieren que haga. Que no vivo acorde con lo que se ve bien. Ni se me va la vida por conseguir un papel que acredite que he pasado otros cuatro, cinco o seis años de mi vida haciendo como que estudiaba algo que no me va a servir para nada. Que no me gusta esta sociedad, ni su forma de pensar, ni sus prejuicios. Que prefiero estar sola a mal acompañada. Y es que una foto en Instagram no te va a hacer más feliz. Nunca entenderé a la gente que vive rodeada de personas por pura apariencia y realmente están solos. 

La verdad es que soy más de amigos que de familia. Y ya no me quedan muchos de ninguno de los dos. Que la gente se muere, se enfada, se escapa entre tus manos y a ti no te queda más remedio que seguir viviendo. 

Que me gusta ir al cine sola, quedarme en casa dos días seguidos, ver películas de llorar para llorar, empezar proyectos solo por la ilusión de creer que todo es posible. 

Me han hecho perder la fe, pero siempre tendré esperanza. En el amor, en las personas, en la vida. 

Llevo veintiún fines de año pensando que el siguiente será mejor, que tendré suerte. 
Pero la suerte no existe. 

La respuesta a todo es hacer lo que realmente quieres hacer, aun a riesgo de cagarla. Aunque no sepas hacia dónde te va a llevar. Por que no hay fallos, sino lecciones. Porque quedarte en casa protegido no te va a hacer más feliz. Ni seguro. Hay que caerse para aprender a levantarse. 

La vacuna de la vida es la indiferencia. Es pensar que no gustarle a la gente está bien, porque estás haciendo las cosas como a ti te gustan y no como esta sociedad de mierda te ordena. 
La vacuna de la vida es querese a uno mismo y no esperar toda la vida a que alguien lo haga por ti. 

Viaja a riesgo de quedarte sin dinero. Sé sincero. Sé selectivo. Aprende a ver que nadie es imprescindible y que siempre habrá alguien capaz de apoyarte y quererte más que ese gilipollas. No te quedes sin hacer cosas por no tener compañía. Sal de fiesta aunque sepas que al día siguiente no podrás moverte. Hazte a la idea de que la gente no sabe comprometerse. Así que ama aunque no sea para siempre porque nunca sabes si él también es uno de los que aún no ha perdido la esperanza. Conoce gente nueva. Preguntate cosas sin sentido. Escribe. Lee. Canta. Vive

Feliz Navidad. 

22 nov. 2016

Tu A, mi X.

El amor: el gran problema de mi vida. 


Creo que quien me ha hecho, ha decidido que ser una de las personas más románticas del mundo, y la menos afortunada en este ámbito, era una magnífica idea. 

Y dicen que soy diferente: más sentida, más romántica. Que se agradece ver que hay personas que todavía creen y son capaces de comprometerse. 
Una soñadora empedernida. 

Todo esto me parece un poco contraproducente, porque se supone que tendría que ser algo bueno... ¿no?

Lo importante de esto es que además de saber que no, que no lo es; la vida me ha dado la magnífica cualidad de ser "una soñadora literal". De tener una imaginación de caballo y de poder escribirlo después. 

Hoy he soñado con el: mi A de tu azul, mi miedo y mi X más compleja. 

Era un principio nervioso e ilusionado. Unos ojos cautivadores, unas manos capaces de tocar también mi interior hecho mástil, dos corazones de seis cuerdas y tres besos más que inocentes. 
Era un sueño. 

Noche cerrada en Madrid. Nieve. Triángulo amoroso no recíproco. 
Él enamorado de mí, yo de ti, y tú... ¿Tú de quién?
"De mi no, eso seguro. No tengo tan buena suerte."

Pero ¿y si? ¿Sabrías llevar bien que las cosas salgan como esperas?

Era nuevo, nuestro, inesperado...

Escondidos tras las casetas de madera de Ópera. Tan escondidos como lo que llevaba por dentro. 
O llevo. 
Porque era todo,
pero sobre todo era eso: 
un sueño. 

14 nov. 2016

Ya no.

Hace mucho que no hablamos, así que seguramente veas esto tan fuera de lugar, como veías todo lo que hacía antes. 
Y no, no vengo a echarte nada en cara. 

Han pasado... ¿cuánto? ¿tres meses? Y ya no sé si se me ha hecho largo o no, porque hubo un momento en el que por supervivencia, paré ese reloj que me recordaba una y otra vez lo lejos que estabas de mí. 

No quiero darte pena, ni hacerte sentir mal... pero ¿recuerdas qué era lo que más nos caracterizaba? 
Que podíamos hablar. 
Teníamos la necesidad de compartir los logros con el otro aunque lleváramos meses sin vernos, y de explicar y reexplicar todo lo que teníamos en nuestras cabezas, para hacernos más cercanos. Más transparentes. 

¿Crees que fue eso lo que acabó con nosotros?

No sé por qué no volvemos. 
Por qué no intentamos continuar con esta historia que parecía hecha a medida. 
Por qué. 
Por qué decidimos dejar de luchar y de creer que la vida nos juntó por una razón. 
Por qué tú y yo ya nunca más. 

Hoy te he visto, ¿sabes? 
Y no me he querido acercar a ti, porque ya no eras tú. 
Te he mirado a lo lejos con ese abrigo que tanto te gustaba y las prisas que llevabas siempre camino a Moncloa, pero no te he reconocido. 
No eras tú. Y ya no había un nosotros. 

Supongo que te escribo esto para despedirme. 
Por eso de que tienes que pasar página y dejar de pensar en lo que te hace daño para que esa mala suerte que parece perseguirte, se vuelva a ir. 

Como tú. 

Porque hay trenes que solo pasan una vez 
Así que, queridos pasajeros: Última parada, te quise.

En junio, octubre y septiembre hubo un nosotros. 
En abril y diciembre no quedaban ni las cenizas de mi cuerpo ardiente cada vez que me tocabas. 

Y los amortiguadores en los que tanto confiábamos, dejaron de funcionar. 

No sé por qué no volvemos...
pero he decidido que ya no necesito saberlo. 

15 oct. 2016

La extrañeza de ser natural.

Ayer me preguntaron que si hacía mucho que era rubia y mi cabeza comenzó a pensar tanto que me he visto en la necesidad de escribir esto. 

Antes vivía en mi zona de confort. Un día me levanté decidida a cambiar mi vida y a ser feliz conmigo misma y dejar de serlo solo para los demás. 

Soy muy sentida ¿sabéis? Y creo que todos conocéis mi odio a mi ciudad natal. 
¿Que por qué? Porque es todo superficialidad, engaño, falsedad y envidia. 
Parece que nuestra generación ve mejor intentar destruir los sueños del de al lado, que comenzar a cumplir los suyos. 


Como os decía, mis dos últimos años en Zaragoza terminaron por agotarme y decidí comenzar ese cambio en mi vida tiñiéndome de rubia. 

Dicen que siempre, cuando pasa algo drástico en tu vida, lo primero que te cambias es el pelo.

Después todo lo demás vino solo: dejar de sobrepensar, pasar todas las páginas que llevaba acumuladas, hacer lo que me apeteciera sin pensar en el qué dirán, ser sincera, ser yo misma... En definitiva, comencé a ser todo eso que o no os gusta u os parece una completa locura. 

Por eso mismo sé que iba por el camino correcto.

¿Y qué venía a deciros?

Pues que son las 5 de la mañana, llevo tres horas despierta porque hoy no es uno de mis mejores días y aquí estoy, iluminada. 
Y es que no todos los días son buenos. A veces ni siquiera un efecto puede disimular eso que SIENTES. Pero ¿y qué?
¡No es el final!

Estoy cansada de ver todos los días lo felices que parecéis ser. ¿Y qué pasa con todo lo demás?
Hay personas que son puro 'postureo'.
Y mirad que odio esa palabra, pero es la única que puede definirlo. 
Y ojo, que no quiere decir que no se puedan subir fotos de lo que haces, pero NO HAGAS LO QUE HACES PARA PODER SUBIR UNA FOTO. 
¿Entendéis la diferencia?

Me estoy yendo del tema. 

En definitiva, lo único que os quería decir es que las personas son más que un conjunto, una caña o un viaje. También sentimos. Y no me creo que seáis siempre felices porque eso no existe. La felicidad son momentos. Instantes. Y también se pasa mal. 
Sed naturales, es lo único que os va a sacar de esta. 

Y que como ya he dicho antes, aunque hoy no sea tu día y parezca que pasar otro invierno sola va a ser el peor de tus problemas, pasará.

"Los finales también tienen un principio, lo que pasa es que no siempre lo sabemos ver a tiempo."

Sentid, vivid, llorad, amad. ¡Cometed locuras, joder, que la vida está para eso: para vivirla!

23 sept. 2016

Si pudiera cambiar mi mundo...
Si pudiera cambiar mi mundo, pediría que esos ojos marrones que me encantan no dejaran de mirarme nunca.
Lucharía cada día por hacerte ver que quizás sí.
Soñaría con el día en el que te dieras cuenta de que estás irrevocablemente enamorado de mí. 
Si pudiera cambiar mi mundo, intentaría demostrarte cada día lo mucho que me importas. Lo mucho que te quiero. Aunque creo que mis ojos lo dicen por mí cada vez que me miras, y mi sonrisa permanente o esas ganas de escucharte cuando me dices que no crees en para siempres, pero que hasta entonces seré yo. 
Y es que tú me enseñaste el valor de los hechos. Que no es necesario decir te quiero para hacerlo y que una foto en Instagram no significa nada. 
Ahora lo sé. 
Sé que soy feliz porque no necesito compartirlo. Sé que soy feliz por ese tú y yo que nadie entiende, ni siquiera nosotros mismos. 
Y sobre todo sé que soy feliz porque un día, no sé muy bien por qué, decidiste querer estar, entre comillas, conmigo. 
Y con eso me basta. 
Y digo entre comillas porque las etiquetas no importan, porque estamos solos: tú, yo, y estas ganas infinitas de quererte. Y eso es suficiente. No necesitamos ponerle nombre. 
Si pudiera cambiar mi mundo, solo pediría un día más a tu lado, cada día, para seguir viviendo esta historia con -seguro- final inesperado pero que nos dejará muchas veces en las que recordemos con una sonrisa lo mucho que vivimos juntos. 
Y no sé si algún día me enamoraré de ti, pero cuando lo haga, dame por perdida. 
El amor es droga y tú mis efectos secundarios. 
¿Y sabes qué? Pienso que jamás seré suficiente para ti. Por eso que dices de que ni soy tu prototipo ni el amor de tu vida. 
Pienso que por mucho que lo intentara, no conseguiría que te enamoraras de mí, pero también pienso que esto que llevo por dentro me hará seguir queriendo luchar, vivir y quererte. Todos los días que tengamos. 
Y que pase lo que tenga que pasar, que como ya te dije una vez: yo lo hice todo queriendo.
Si pudiera cambiar mi mundo, te pediría un beso, un segundo, una caricia, un abrazo. Y lo guardaría para siempre aquí, en esta cajita roja y latente que tengo en mi pecho donde un día, hace mucho tiempo, te hiciste hueco y rey. 
En realidad no lo necesito: cambiar mi mundo. Porque tú estás en él y eso es razón suficiente para querer mantener esto, tal y como está, aun sin entenderlo, todo el tiempo posible. 

6 sept. 2016

Sé mis domingos.

Supongo que después de tanto tiempo, lo que nos pasa es que nos hemos acostumbrado a la idea de que nos queremos querer. A lo mejor ni siquiera es cierto.
Pero también creo que si no lo intentamos nunca, esta idea nos seguirá consumiendo durante el resto de nuestras vidas: ¿y si...?

Sé que no te gusta esto: las redes sociales. Pero ya sabes que este Blog es mi rincón de pensar. Es sentirse protegida, tranquila y sola aun estando rodeada de gente. Además ¿sabes qué? Casi todos los que lo leen dicen que no llegan a comprender mis historias. Por eso escribo tranquila sobre nosotros, porque es una historia que nadie nunca logrará entender si no son tú y yo.

Lo que quería decirte hoy, muy por encima, es que te echo de menos. Y que tengo miedo.
Y es que dicen que el miedo es eso que te pasa por dentro cuando estás a punto de hacer lo que tienes que hacer.
Y yo no sé si quererte es lo que tengo que hacer ahora mismo, es más, no lo creo. Pero sé que tengo ganas de que me desordenes la vida un poco más. Tengo ganas de que seas mis viernes y mis domingos. Y también esos momentos de latidos acelerados. Incluso mis lágrimas y el abrazo de después. Y si no funciona, te prometo que jamás me arrepentiré de nada.

Es un camino muy largo... ¿quieres recorrerlo conmigo?




''- ¿Te quedarás conmigo? 

+ ¿Quedarme contigo? ¿Para qué? ¿Para estar todo el tiempo discutiendo? 
- Eso es lo que hacemos, discutir. Tú me dices cuando soy un maldito arrogante y yo te digo cuando das mucho la tabarra, y lo haces el noventa y nueve por ciento del tiempo. Sé que no puedo herir tus sentimientos porque tienen un promedio de dos segundos de rebote y otra vez vuelves a la carga. 
+ ¿Entonces qué? 
- Pues que no será fácil, va a ser muy duro. Tendremos que esforzarnos todos los días y quiero hacerlo porque te deseo. Quiero tenerte para siempre. Tú y yo, todos los días. ¿Harías algo por mí? Por favor, imagina tu vida dentro de treinta o cuarenta años, ¿cómo la ves? Si es junto a ese hombre, vete. Te largaste una vez y lo soportaré otra si creyera que es lo que quieres, pero jamás tomes la vía fácil. 
+ ¿A qué vía te refieres? No hay ninguna fácil, haga lo que haga alguien acabará sufriendo. 
- ¿Podrías dejar de pensar en lo que quieren los demás? Incluso olvida lo que yo quiero y lo que él quiere o lo que tus padres quieren. ¿Tú qué quieres?"



Hoja en blanco.

Me ha costado bastante más que al resto, pero me da igual. Estoy aquí y estoy orgullosa de ello.
A ocho días de empezar de nuevo: Otra ciudad, otra casa, nuevos amigos, la Universidad, un trabajo... En definitiva: me encuentro a ocho días de crecer un poco más.

No me gusta decir que soy feliz. Todo aquel que haya sido feliz alguna vez sabe que en cuanto empiezas a regocijarte, la vida te da una hostia de las grandes. Simplemente diré que en estos últimos meses he cambiado: me he empezado a conocer a mí misma. Un nuevo estilo, nuevos amigos, otra forma de hacer las cosas, menos '¿por qué?' y más '¿y por qué no?', y sobretodo saber alejarme de las cosas - véase personas - tóxicas que había en mi vida (que no eran pocas). Y creedme, era un cambio necesario que definitivamente ha encarrilado un poquito más mi vida.

Así que sí, estoy impaciente. Ya sabéis eso que dicen de que cuando te das cuenta de que quieres empezar algo importante en tu vida, lo único que quieres es que tu vida empiece lo antes posible.

20 jul. 2016

Que sea nuestro secreto.

Bajo corriendo las escaleras. ¿Dónde estará? Todavía quedan cinco minutos para que suene el timbre. 
Recorro a toda velocidad los pasillos de la universidad. De repente alguien me agarra del brazo. En menos de un segundo me encuentro besándome con él, atrapada entre la pared y sus brazos.

Dentro de tres minutos, esos mismos pasillos se empezaran a llenar de gente. Gente de la que tenemos que huir cada vez que queremos... Ellos no sa...

No, no puedo. No puedo pensar si le tengo besándome el cuello de esa manera.
Me acaricia el muslo. Levanta delicadamente mi falda con el roce de sus manos. Sus ávidos dedos recorren mi sexo durante unos segundos.

Para. Suena el timbre. Me mira a los ojos y me besa con pasión una última vez.
"¿Vamos?" Me dice. 
Nos separamos dejando así que este calor que sentimos se disipe y recorremos este pasillo, que era cielo momentos atrás, camino a la cafetería.

Ahora solo queda esperar. Esperar a estar solos de nuevo, a sus dedos, su boca... Esperar a juntarnos. Del todo y hasta el final. Una y mil veces.

8 jul. 2016

Sé de sobra que no me convienes, que tarde o temprano acabaré perdidamente enamorada de ti. Como siempre, porque lo llevo en la sangre.
¿Sabes? Odio ser así: tan sensible, tan sentida y entregada, tan romántica. Ojalá fuera capaz de hacerle caso a mi cabeza por una vez en la vida. Porque sí, me encanta vivir escuchando a mi corazón y haciendo caso a mis impulsos; pero joder, ¿sabes lo difícil que es saber qué es lo correcto pero no tener la fuerza de voluntad suficiente para hacelo? Es frustrante.
Y eso mismo me pasa contigo.
Por eso me despido, porque voy a intentarlo. Porque quiero prevenir antes de curar. Porque sé que como mucho podré aguantar que me rompan una vez más y soy muy joven para que seas tú. Porque sé que es imposible no quererte, y este muro que ves a mi alrededor terminará cediendo. Y solo quiero estar muy lejos cuando eso ocurra.

"Soy una granada. Algún día explotaré y siento que es mi deber reducir al mínimo las víctimas."
Esperado momento...
¿Para bien o para mal? Eso ya depende de ti.
Me voy y conmigo me llevo esta historia.
Historia infinita, pero con fecha de caducidad que nos ha llevado de cabeza desde el primer momento.
Historia de dos locos que decidieron reunirse para juntarse los pedazos.
Historia que no acaba, no se olvida... Mi marca de heroina. Vuelve. Cuando quieras, pero vuelve. Como has estado haciendo hasta ahora.
Ya van cinco años ¿seguiremos sumando paginas a este libro antes de destruirlo por completo?
Eres el 'continuara' que mas ganas tengo de conocer.
Suerte.

No te vayas nunca.

Odio cuando me dices que estás mal, te cierras en banda y me dejas con la duda.
Que solo quedas conmigo y sigues enamorado de tu ex, que el trabajo te consume y estás empezando a vivir por ti mismo... Que tienes mil motivos para darle vueltas y vueltas a la cabeza, pero yo no puedo evitar pensar que es por nosotros.
Llamame egocentrica o llamalo miedo, como quieras, pero entiende que si te vas antes de tiempo, habremos perdido quince días que aun teniamos por delante para entendernos.
Habra que olvidar estos 33 días que nos han llevado al extasis más veces de las que puedo contar.
Que prefiero mil veces que pienses que me voy a enamorar de ti a que simplemente no pienses.
Que odio cuando lo dices, me haces sentir debil y vulnerable, pero estamos jugando con fuego y con el amor y apesar de que no quiero ser la primera en quemarse, me gusta mucho esta partida.
Aguanta, espera, vive. Conmigo.
Que quede un bonito recuerdo.
Que tengamos miedo de decirnos 'te echo de menos' cuando entre nosotros solo haya distancia.
Que aunque sea tarde, me quieras.


Que no te vayas nunca aunque te alejes de mi.

Adiós.

Maldita esperanza.

Esperanza es esperar, sufrir, pensar, soñar.
Esperanza es este nudo que me está destrozando el estómago.
Esperanza es vivir esperando a que vuelvas de nuevo a mi vida ahora que ya te has ido definitivamente.

Que sí, que la esperanza y los soñadores mueven el mundo; pero creedme: es realmente duro vivir continuamente pensando en el futuro. Pensando en lo que vendrá y lo que lograremos o no cumplir.

Bueno, digamos que es realmente duro pensar en el futuro, porque en realidad la vida se te escapa cada segundo a más velocidad mientras te centras en cumplir y conseguir.

Gracias.
Gracias a mí porque por fortuna aprendí a ser y a sentir, me conocí, cambié y comencé a disfrutar realmente de la vida.
Después viniste tú y la volviste del revés.

Pero ¿sabes qué?
Sé que no hemos sido algo sin sentido, sé que ha sido importante para ambos, sé que aunque no nos entendamos, en el fondo, estamos tan conectados que sentimos lo mismo tapado aun así por ese miedo atroz a que nos hagan daño.

¿Ahora? Ahora solo queda seguir viviendo y olvidar.
Sobretodo olvidar.

17 jun. 2016

Eres mi contraportada.

Pasar página, marcarla, dejar el libro abierto o tirarlo a la basura.
Ni siquiera debería haberlo vuelto a abrir.

Estaba realmente tranquila antes de ti: sin sobrepensar, sin sentir, sin miedo... Aunque he de admitir que también me has traído muchas cosas buenas.

No puedo hacer que esto sea fácil sin tu ayuda, pero al menos ha sido bonito, que es lo que querías.

Escribo esto por eso de que escribir es catártico y me ayuda a aclarar las ideas. Ahora mismo necesito alejarme de ti y qué mejor modo que escribiendo algo tan triste como que jamás seremos suficiente el uno para el otro, para poder leerlo día tras día mitigando así mis ganas de hablarte.

Espero que seas feliz. No me olvides, a pesar de que yo estoy deseando sacarte de mi cabeza.
Te quise y espero no volver a hacerlo nunca.

15 jun. 2016

T de tiempo, t de ti.

Solo hay una cosa en esta vida que puede hacernos realmente felices y matarnos a la vez: el tiempo.
El tiempo que me prometiste.
El tiempo que sé que tarde o temprano acabará.
El tiempo que no tendremos cuando me vaya.
Y también el tiempo que, hecho kilómetros, nos va a marcar y a condicionar toda la vida.
¿Por qué volviste y cuánto falta para que huyas de nuevo? ¿Algún día serás capaz de luchar contra el miedo que te provocan el pasado y el futuro, y permitirte sentir?
Tenemos esto: tú y yo, el presente. Y ya está. Y somos felices.
Y siento no ser la persona que a pesar de tener todo el tiempo del mundo no es capaz de dártelo.
Te irás, y lo único que quiero es que vuelvas. Como siempre. Como hasta ahora. Que vuelvas y te des cuenta de que nunca más querrás irte. Que vuelvas y sepas que esta vez, sí.

30 may. 2016

El cigarro de la verdad.

He empezado a fumar. A dejar que se consuma entre mis manos algo más además de mi vida.
A veces me imaginaba contigo, en tu casa, una noche cualquiera y hablando sobre la vida. "¿Crees en las segundas oportunidades?" me decías. "Sino no estaríamos aquí." te respondía yo.
Pero la verdad es que no: no creo.
Y lo siento, pero en ese caso sí que es verdad eso de que no es por ti, es por mí, que no he sido capaz de creerme ni una de tus palabras, y que aunque tus manos me pedían lo contrario, no he sabido quedarme a tu lado porque esos ojos que tanto me gustan, me gritaban que huyera despavorida de esa historia condenada al fracaso.
Las relaciones, las segundas oportunidades... La vida en general. Todo está basado en la confianza. Y aunque tú me has hecho recuperar muchas cosas que creía perdidas, la confianza no es una de ellas. La mía se consumió hace tiempo, como este cigarro y nuestro corazón.
Ama, llora, perdona, supera y vive.
Quizás en otra vida nos volvamos a ver.

2 may. 2016

Reseña: Algo tan sencillo como darte un beso de Blue Jeans.

¡Holaaaaaaaaa! Hoy os traigo uno de los clásicos.
Podría decir que empecé leyendo con Blue Jeans así que hoy, nueve libros después, os traigo Algo tan sencillo como darte un beso, su última novela que salió a la venta el 28 de este mes.

Antes de nada quiero pedir perdón porque sé que todas mis reseñas tienen spoilers, pero soy incapaz de daros mi más sincera opinión sin despedazar cada historia y comentaros todo detalladamente. Más que una reseña para recomendar un libro, es una forma de desahogarme con todos los que ya lo hayáis leído.

Bueno, os dejo la ficha del libro y comenzamos:






Sinopsis

David, Elena, Óscar, Iria, Julen, Manu, Ainhoa y Toni, los chicos del pasillo 1 b vuelven a la residencia Benjamín Franklin después de las vacaciones de Navidad. Con ellos, también las nuevas parejas de David y Elena,
Marta y Martín, que siguen adelante con su relación. Pero no están todos, falta Nicole, que tuvo que marcharse a Valencia, con su familia, tras sufrir una agresión xenófoba en el Starbucks donde trabajaba. Los chicos la echan mucho de menos, y ella está deseando volver, pero su familia no quiere ni oír hablar de ello; aún no se les ha quitado el susto del cuerpo.
Aunque aparentemente todo sigue igual, los chicos se enfrentarán en este nuevo trimestre a las más variopintas situaciones: fenómenos semiparanormales, cambios de rumbo inesperados y la aparición en sus vidas de alguien que no debería estar, nuevos amores sorprendentes y otras rupturas previsibles.

Un nuevo trimestre que promete no defraudar a nadie…



Autor: Francisco de Paula (Blue Jeans).
Título: Algo tan sencillo como darte un beso.
Saga: Segunda parte de Algo tan sencillo como tuitear te quiero.
Precio: 19€
Horas de lectura: 5 horas aprox.
Páginas: 537.
Puntuación: 4 de 5
Editorial: Planeta.


Bueno, diría que Blue Jeans es mi escritor favorito pero ya creo que me guío más por el cariño que le he cogido a lo largo de todos estos años que por los libros en sí.

Comencé a leerle en Fotolog hace muchísimos años, sacó la trilogía Canciones para Paula compuesta de: Canciones para Paula, ¿Sabes que te quiero? y Cállame con un beso, y después publicó su saga más larga (y mi favorita) que además tiene adaptación cinematográfica, llamada El club de los incomprendidos y formada por: Buenos días princesa, No sonrías que me enamoro, ¿Puedo soñar contigo?, El diario de Meri y El club de los incomprendidos. Ahora le toca el turno a Algo tan sencillo como tuitear te quiero y Algo tan sencillo como darte un beso.

Os dejo un vídeo muuuuy largo hablando sobre lo que sentí con cada libro y lo que es Blue para mí para que me entendáis mejor: https://www.youtube.com/watch?v=GegIMcoppa0

Y ahora ya empezamos:

Bien, este libro como ya he dicho es la segunda parte de (espero) una saga más o al menos una trilogía.
Trata de un grupo de chicos que son amigos y se conocen porque comparten pasillo en la residencia universitaria Benjamin Franklin en Madrid.

La historia es muy típica, como todas las de Blue, que se suelen guiar siempre por el mismo patrón; aunque esta vez ha decidido meter un poco de misterio con el asunto de Rocío Costa, que la verdad es que ha sido bien recibido.

Como ya os digo, todas las obras de Blue se guían por el mismo patrón: grupo de amigos, amor, finales de libros y capítulos muy abiertos e intrigantes, juegos con chocolate y churros (¿tendrá algún tipo de fetiche?), accidentes de todo tipo, trastornos mentales... Pero bueno, yo creo que aunque sí que es verdad que ya se hace un poco repetitivo por ejemplo lo de los churros, por otro lado saber cómo escribe es lo que te llama a leer. Saber que con esos finales que hace sí o sí tendrás una segunda parte... a mí eso me encanta y ya no hablemos de los giros... ¡qué giros! Adoro a Blue, en serio.

Hay algunas cosas que me gustaría destacar además de esto:

1) Me ha hecho mucha ilusión ver a César y a Miriam. Aunque ha tenido una forma un poco enrevesada de juntarles. Como ya sabréis, César es el chico del metro que se enamora de Paula en El club de los incomprendidos y Miriam es una de las Sugus en Canciones para Paula
La verdad es que me ha sonado un poco a despedida, porque ha hecho como una mención a todos sus libros... y no sé, me ha dado mala espina. ¡POR FAVOR NO DEJES DE ESCRIBIR! Pero me ha hecho muchísima ilusión encontrarme con ellos por sorpresa.

2) En un top tres de personajes que no soporto pondría a Martín, que no tengo que decir mucho de él, solo que es un completo imbécil. Isa come Pizza que la verdad es que no me da muy buena espina, parece que está loca. Y por último Naiara. ¿Qué clase de jkanskjasndkjasnd? ¡Qué asco de tía!

3) Hablando de Naiara me gustaría profundizar en el tema de las relaciones tóxicas y dependientes que parece que últimamente están de moda y en boca de todos. ¿En serio Óscar se plantea siquiera el dejarlo todo por ella? Que ya no es que él esté súper enamorado y se le haya ocurrido y esté mirando a ver si le compensa o no, es que ella le ha dado un ultimátum y él ahora tiene los huevos de corbata. ¡Venga ya hombre, anda y que le den!

4) El tema de la bulimia y la anorexia también está muy presente en casi todas las historias de Blue. Me parece un tema que tiene que ser tratado muuuy delicadamente, porque en fin, no quiero hablar de más, pero si alguien lee este libro y ha pasado por eso... puede hacer mucho daño. Sobre todo con Mía tan presente, que para los que no lo sepáis Ana y Mía es un blog creado hace muchísimos años por unas chicas que promovían la bulimia y la anorexia y se encargaban de "aconsejar" a las chicas que querían perder peso.

5) Hay algo que no me ha gustado nada. Como sabéis, sí, yo tengo un canal de Youtube pero lo he dejado porque me sentía fuera de lugar en ese mundo tan superficial. Ahora parece que ser Youtuber es un trabajo y que está demasiado de moda hablar de ello, pero por favor, no metáis también a los libros en ello.
Ya tuve suficiente youtuberismo (sí, me lo acabo de inventar) con Besos entre líneas. Tú tambien no, Blue. He acabado HARTA de tantas referencias a Youtube por todos lados. ¡Dejadme descansar!

Y ya está, eso es todo lo que tenía que decir sobre este libro. Para gustos los colores, y no porque haya cosas que no me gusten tengo que odiar todo el libro, ni tampoco porque me guste Blue tengo que alabar todo lo que hace.
Mi puntuación ha sido de un 4 sobre 5. Todo lo que os he comentado engloba ese punto que falta.

¿Vosotros os lo habéis leído ya?¿Qué os ha parecido? ¡BESOS!




29 abr. 2016

Reseña: Steelheart de Brandon Sanderson.

¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaa!
Hoy os traigo la reseña (plagadita de spoilers, así que si no lo has leído aún, huye) del mejor libro del mundo mundial: Steelheart.



Steelheart

Sinopsis

Diez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova.
De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos.
El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.

Autor: Brandon Sanderson.
Título: Steelheart.
Saga:1 de 3 (Reckoners)
Precio: 9,95€
Horas de lectura: 15 horas aprox.Páginas: 416
Puntuación: 5 de 5
Editorial: Nova B.


Reseña

Definitivamente este libro sí que sí encabeza mi lista de favoritos.
Y porque no quiero desprenderme de Bajo la misma estrella, que sino...
Nunca me había leído ningún libro de fantasía, por lo que estaba un poco reacia a empezarlo y más viendo lo largo que era, pero lo hice ¡y menos mal!

Me enganchó desde la primera página. 

La forma en la que David cuenta de niño como estaba viviendo el ataque en el banco y la muerte de su padre me tuvo completamente absorta desde la primera palabra hasta la última.

A pesar de ser un libro bastante largo, es una lectura muy rápida ya que tiene tanta acción, que hasta que no acabas el capítulo no te quedas tranquilo, lo que se resume en un no poder parar de leer.
Aunque también he de decir, que la longitud de los capítulos me parece exageradamente larga. 

Algo que cabe destacar antes de meterme en profundidad con la historia, es el sentido del humor del autor representado sobre todo en David. Hay unas comparaciones y unas puyas muy muy graciosas, aunque si que es verdad que a veces, Cody y David se hacían un poco repetitivos.

Y ahora ya sí, la historia. 

Después de la aparición de Steelheart en la que se proclama dueño de Chicago Nova, toda la ciudad se llena de una especie de villanos con poderes que se llaman Épicos. Los Reckones viven por y para acabar con ellos.

Casi todo el libro se basa en la búsqueda de una solución para matar a Steelheart, aunque durante esta búsqueda hay varias luchas más para ir terminando poco a poco con el resto de Épicos.

Las mejores escenas sin duda:

Cuando David conoce a los Reckoners mientras éstos están a punto de coger a Fortuity, Knees disparando a diestro y siniestro para salvar a Megan, la persecución del coche fatalmente conducido por David... ¡Ahhh, qué tensión! 
Necesitaba que cogieran a Fortuity con urgencia.

PD: Sabía que lo del francotirador era mentira. Estaba súper claro, ¿no creéis?

Esa fue la primera situación de acción que me tuvo verdaderamente intrigada y con ansia.
Además, y no me preguntéis por qué, cuando los Reckoners recogen a David (es el Profesor el que dice que suba) me dio la sensación de que por algún casual de la vida, el Profesor iba a ser el padre de David. Ingenua de mí.

Otra de las escenas más buenas del libro ocurre en la guarida de Diamond, cuando están eligiendo las armas y aparece Nightwielder. ¡Vaya forma de improvisar, chico! ¡Qué crack! Aunque la verdad es que estaba cagada por si le descubrían. Todo lo que tiene de listo, lo tiene de torpe el pobre.

La siguiente, fue cuando descubren que el banco estaba intacto y entran a por la información. 
Y os preguntaréis: ¿ahí hay acción? Pues no, no mucha, pero sabía de sobra que el padre estaría ahí, igual que lo sabía David, el cual anda cauteloso por el banco hasta que lo descubre.
Pensaba que iba a ser más dramática esa escena, pero la verdad es que hasta el 80% del libro no he soltado ni una lágrima.

Y por último, antes de la gran pelea, la otra escena que creo que abarca casi toda la tercera parte del libro, es la del ataque a Deathpoint.
Sabía que tenía que pasar algo cuando David sube a la moto de Cody, para que acabara con Megan. Y yo creo que todo el mundo quería eso: Megan y David, juntos.
Cuando eso pasa y la situación ya se les ha ido a todos completamente de las manos, Megan y David huyen hacia el interior de un centro comercial que les guiaría supuestamente hasta los pasillos subterráneos.
Ahí, señores, llega el momento más doloroso de toda la historia: David rodeado, sin ninguna escapatoria y Megan tumbada en el suelo, inconsciente, medio muerta a causa de un accidente con la moto minutos antes. La tensión de saber que la lealtad a los Reckoners les va a impedir seguir con vida. La pistola apuntando a la cabeza de Megan, para segundos después acabar también con la vida de David, el cual termina confesando que está perdidamente enamorado de ella. Total, va a morir...
La relación de amor que nos hemos montado todos en nuestra cabeza, apunto de terminar de la forma más trágica posible...
¡PERO NO!
Llega el profesor, y les salva la vida (al menos a David, ya que Megan muere horas más tarde debido a las heridas que tenía).

David hundido en la mierda, yo llorando como una magdalena y todo continuando como si no hubiera pasado nada. Os juro que viví la muerte de Megan como la mayor derrota del libro. Más incluso que si no hubieran matado a Steelheart. ¿En serio? ¿De verdad acaba así? ¡Menuda mierda! Pero... ¡Sanderson! ¿En serio no va a volver a aparecer Megan? ¡Ya no leo más! ¿Me vas a dejar con una historia de amor a mitad? ¡TE ODIO! Que no, que no, que va a aparecer, ya verás.

Sabía que la irritante, adorable y volátil Megan (a partes iguales) tenía que volver a aparecer. Y no me equivocaba, pero ¿QUÉ?
¡Por qué juegas así con mis sentimientos Sandersoooooooooooooooooooooon!

Como todos sabéis, durante la lucha contra Steelheart en el estadio, Megan aparece de la forma más inesperada posible: es Firefight. ES UNA ÉPICA.

Ah, y el Profesor también, que no me lo esperaba tampoco, pero con el shock de lo de Megan ya no me quedaba tiempo para impresionarme por él.

Bua, os juro que me encantó el momento de descubrir que ambos eran Épicos, porque sí, fue un WTF enorme y yo me quedé en shock, pero me gustó muchísimo ver como se ataban todos los cabos: los cambios de humor, el ascensor, los tensores... ¡Qué pasada, os lo juro!

Y por último, descubrir el punto flaco de Steelheart: ser matado por alguien que no le tema. ¡Joder David, qué crack, te amo!
¿Pues no coge el tío y mete el bolígrafo detonador en la pistola para que así se mate él mismo ya que él es el único que no se teme? ¡JODER TÍO, MEJOR QUE MICHAEL SCOFIELD, TE MERECES UN MONUMENTO! Cuando pasa esto, la sonrisa de mi cara (sí, estaba deseando ver a Steelheart en trocitos) era proporcional al trauma que seguía (y sigo) teniendo por lo de Megan.

Por último, antes de escapar, Megan, a la que se le olvida casi todo lo vivido siempre que renace, descubre que David está enamorado de ella, entra en un ataque de histeria (que me parece normal, porque es obvio que se ha vuelto más humana en su última vida y necesita pensar las cosas) y se separan.

PEEEEEEEEEEEEERO, el segundo libro se llama FIREFIGHT y yo espero que no sea porque la tía se ha vuelto loca y les quiere matar a todos. 

Sanderson, te lo digo, como no haya UN BESO al menos entre Megan y David, iré a tu casa y te torturaré entre terrible sufrimiento, hasta entonces, que sepas que te amo por haber creado esta maravilla.

¿Es necesario repetir que mi nota ha sido un 5 sobre 5?

¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!

21 abr. 2016

Reseña: Ni tú Romeo, ni yo Julieta de Sylvia Marx.

¡Hola, holaaaaaaaaaaaaaa!

Hoy vengo feliz. ¡Por fin me gusta un libro de verdad! Hacía por lo menos tres meses y medio que un libro no me convencía al 100%

Os traigo la reseña de Ni tú Romeo, ni yo Julieta. Aquí os dejo ficha y sinopsis:

Título: Ni tú Romeo, ni yo Julieta
Autor: Sylvia Marx
Editorial: Planeta
Temática: Romántica
Páginas: 288
Horas de lectura: cuatro.
Precio: 14,90€

Puntuación Goodreads: 4 de 5.



Sinopsis

Acabo de pillar en la cama a mi novio con mi mejor amiga. Cabreada, cojo las llaves de su coche y me largo. Poseída por el espíritu de los Metallica, piso el acelerador a tope, no consigo frenar a tiempo, ¡y me llevo a un motero por delante! Todo lo que viene después es un absoluto caos. El motorista (un tipo duro, que reconozco que me pone) parece ser un
fugitivo y lleva documentación falsa. Pero yo, la rebelde Julia que ha robado el coche de su novio y lo ha estrellado en plena noche, no bajo la guardia con él. ¡Que se fastidie!
Un accidente muy heavy, una llamada imprevista, un extrañísimo funeral y un concierto de rock pueden cambiarte la vida, ¡te lo juro! Pero aviso, que nadie se equivoque: ni él es Romeo, ni yo una frágil Julieta.


Reseña

Bueno, la verdad es que no tenía ni idea de que existía este libro, ni tampoco conocía a la autora, pero el otro día en Twitter vi que va a venir el sábado a firmar a Zaragoza. Leí el título y dije: ¿y por qué no?

Tengo muchos libros favoritos: sagas enteras, trilogías, dramones de llorar a mares, libros que me han enseñado algo, otros que me han hecho reír... Supongo que si tuviera que elegir uno sería Bajo la misma estrella, peeeeeeeeeeero como no tiene nada que ver uno con otro, también pondría este en el número uno. 
Van a compartir podio.

Yo para saber si un libro me ha gustado o no, me fijo en lo que me hace sentir y en cómo me comporto mientras lo leo.
Con este libro, estuve en ascuas desde la primera página: "¿Qué pasará?" "¿Acabarán juntos?", "Ahora va a pasar esto, ya verás.", "¡No me lo creooooooo!" y así sucesivamente hasta poder escuchar el latido de mi corazón de lo nerviosa que me estaba poniendo y las ganas que tenía de terminarlo para saber el final.

Spoilers a tutiplén

Victor es obvio que no me cae bien, está creado para ser odiado; pero ¿es muy típico que diga que la superioridad de Xabi del principio me tiene completamente absorta? Soy masoca, lo sé, pero me encantan los chicos malos.

#TIPICO

Diría que todo se desarrolla normalmente hasta... pero la verdad es que no. No hay nada normal en esta historia.

Para empezar Víctor engaña a Julia con Lorena, su mejor amiga. ¡Menudos cabrones en toda regla, vaya!
Después Julia, en un ataque de rebeldía, le roba el coche a su novio (lo que me parece lo más) y debido a X, tiene un accidente.

La verdad es que hay algunas cosas que son un poco predecibles, (como que el tío al que se lleva por delante está tremendamente bueno).

Xabi, el chico con el que tiene el accidente, "está metido" (nótesen las comillas, guiño guiño codazo codazo) en un lío de mafias y se lleva a Julia con él, porque por cosas del destino ha salido sin dinero y se ha cargado la moto del adonis. 

Un tercio de la obra transcurre mientras estos van hasta Zarautz a cumplir con el "objetivo" de Xabi; y el ultimo tercio transcurre mientras ambos se hacen pasar por pareja en casa de los padres de ella, ya que le avisan de que su tía Pilar ha muerto y Julia, prácticamente obligada a tener que presentarle a sus padres a su magnífico novio (el cual no tiene porque el muy hijo de su grandísima madre le ha engañado con su mejor amiga)se mete en un lío que madre mía del amor hermoso. ¡La que se ha liado en un momento!

Mi parte favorita sin duda es la del entierro. Su tía Pilar organiza su propio entierro muy acorde a cómo fue su vida, llena de magia y música, en el que todos acaban un poco locos.

Y ahí, sin duda es donde se desarrolla la esencia de la historia.
Esas últimas páginas son las mejores, las que nos desvelanmla verdad, en las que se puede leer que...

NOOOOOOOOOO, no os lo voy a contar porque necesito que lo leáis y fangirleéis conmigo.


La narrativa de la autora me parece bastante buena, se nota que tiene experiencia escribiendo. Además es un libro que me ha hecho reír muchísimo por la personalidad de los dos protagonistas y, sobre todo, de Pilar.

Si tienes imaginación y te estás enterando bien de lo que estás leyendo, coges al vuelvo los giros que hace la escritora y es muy posible que sepas de qué va a ir la cosa, pero el final... ¡El final no me lo esperaba para nada! O sea, sí pero no... (los que lo leáis lo entenderéis).

Además es un libro que me ha enseñado algo: la vida te puede cambiar en cualquier momento, cuando menos te lo esperes. La de Julia lo hace en tan solo tres días. Da un giro de 180º.

Y es que va a ser verdad eso de que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.


Os juro por lo más grande que si leéis este libro, tengáis la edad que tengas, vais a disfrutar. 
¡Cuidado! No digo encantar, ni si quiera gustar (porque ya sabéis que para gustos, colores), pero me juego lo que quieras a que os saca una sonrisa.

Te voy a cantar las cuarenta, Sylvia. ¡Te parecerá bonito tenerme cuatro horas con el corazón en la boca!

(Es bromi)

Y sí, sé que más que una reseña objetiva es un montón de spoilers y de fangirleo (porque ya sabéis lo extremista que soy: o me gusta un libro y todo son corazones y florecillas, o lo odio y prepárate) que seguramente no os hayan dado una opinión clara del libro porque solo habéis leído un montón de cosas y datos amontonados, pero oye, para más dudas... leed el libro. Es necesario. 


¡LEEDLOOOOOOOOOO YAAAAAAAAAA!

19 abr. 2016

Querida Pilar:

Si te dijeran que vas a morir mañana... ¿Qué canción querrías escuchar? ¿A qué película o libro acudirías? ¿A quién llamarías? Quizá...  ¿a tu madre, a tus abuelos, a tu primer novio, a tu mejor amiga?
Si la muerte fuera una vida en la que solo estuvierais tú y tus recuerdos... ¿Qué es lo que echarías de menos?

Hace diez años que te escribí esta carta, y aunque ahora estés leyendo esto y pensando que es una tontería, ojalá yo hubiera tenido una carta así en mis veinte. Ojalá hubiera sabido lo que iba a pasar.

Diría que esta carta es para mi yo del futuro, pero creo que  con treinta años ya habré aprendido a vivir. Prefiero que sea una carta a mi yo pasado, concretamente para la Pilar de catorce años.

Siéntate y lee:
Ya sabes lo que te gusta la comida, así que como primer consejo te voy a decir que comas todo lo que quieras. En tres años tu cuerpo se va a volver el peor de tus miedos y estar tan delgada jamás te volverá a ser fácil. La treinta y cuatro de tu época es una cuarenta ahora. 

Hablando de números... te vas a enamorar. 
Seguramente ya hayas ido a la vidente esa que nos dijo que estaríamos con tres chicos y luego nos casaríamos ¿no? Pues no le hagas ni caso. Es más, si todavía no has ido, no lo hagas.

Vas a conocer a muchos chicos. Nuestro corazón siempre ha tenido demasiado espacio vacío. Pero solo te vas a enamorar una vez. Y lamentablemente va a terminar siendo el peor de los dolores.
Creo que esa va a ser la vez que más dolor vas a sentir en tus primeros veinte años de vida. 
Llegarás a pensar que puedes morir, que tu corazón ha dejado de latir, pero no. Saldrás de esa. Ten paciencia y sé fuerte. Y sobre todo, no te obligues a querer después. 
Jamás volverás a sentir lo que sentiste, pero eso no es malo. Cada relación es única. No lo olvides.

También quiero que sepas que vas a irte a vivir a Madrid, pero no te creas que va a ser todo bonito. Pasarás cinco años en un internado.

Tranquila, aunque suene feo, ahí vas a conocer a las personas más importantes de tu vida y a pesar de que sí, vas a pasarlo mal, también te vas a hacer fuerte.  Así que no tengas miedo y lucha.

No te voy a decir que te vuelvas una insensible porque se que eso es imposible y que lo de llorar y poner a los demás por delante de nosotros va en nuestra sangre, pero por favor, no le des tanta importancia a las cosas. Y aunque te encante preocuparte por los demás, regálate algo de egoísmo de vez en cuando. Y cuida de ti misma y de tu cuerpo. No hagas ninguna tontería porque al fin y al cabo es lo único que va a permanecer siempre contigo.

Papá ya se ha ido, y aunque estés en tu peor momento, lo superarás. Sobre todo con las conversaciones con Sara y Esther.
No te voy a decir todavía quienes son, quiero que sea una sorpresa, pero eso sí, cuida de ellas si quieres que permanezcan siempre a tu lado. Son el mayor tesoro que nos ha regalado la vida en estos veinte años.

Viajar y escribir son nuestros sueños, pero aunque parezca que no, vas a tener que estudiar para conseguirlo. Y no te confíes, no va a ser tan fácil como parece. Por favor, no te des por vencida.
Ah, y aunque ahora creas que quieres ser periodista, yo a sesenta días de echar la solicitud en la universidad todavía no me he decidido. Pero no te estreses, tú vive y deja de pensar en la universidad, que todavía te quedan años por delante. Muchos.

Lee. Porque que te guste la lectura es un don, al igual que escribir, y te va a dar muchas alegrías. Hoy sigo luchando para que cumplamos nuestro sueño de las letras.

Y sobre todo, Pilar: vive.
No te encierres en casa, aprende a salir sola, ves a conciertos, al cine, rodéate de arte y de gente bonita y no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, porque...  ¿Si muriera mañana sabes la cantidad de cosas que quedarían pendientes?

Y no olvides que la persona más importante de tu vida, vas a ser tú.
Siempre.

Cuídate, te espero a los veinte.
Y a ti, la Pilar de dentro de diez años, si me estás viendo, deja de reirte. Seguro que piensas que no tengo ni idea de la vida y que no se lo que me espera.
Pero, ¿sabes qué? Estoy ansiosa por saberlo.

Nos vemos pronto.