20 jul. 2016

Que sea nuestro secreto.

Bajo corriendo las escaleras. ¿Dónde estará? Todavía quedan cinco minutos para que suene el timbre. 
Recorro a toda velocidad los pasillos de la universidad. De repente alguien me agarra del brazo. En menos de un segundo me encuentro besándome con él, atrapada entre la pared y sus brazos.

Dentro de tres minutos, esos mismos pasillos se empezaran a llenar de gente. Gente de la que tenemos que huir cada vez que queremos... Ellos no sa...

No, no puedo. No puedo pensar si le tengo besándome el cuello de esa manera.
Me acaricia el muslo. Levanta delicadamente mi falda con el roce de sus manos. Sus ávidos dedos recorren mi sexo durante unos segundos.

Para. Suena el timbre. Me mira a los ojos y me besa con pasión una última vez.
"¿Vamos?" Me dice. 
Nos separamos dejando así que este calor que sentimos se disipe y recorremos este pasillo, que era cielo momentos atrás, camino a la cafetería.

Ahora solo queda esperar. Esperar a estar solos de nuevo, a sus dedos, su boca... Esperar a juntarnos. Del todo y hasta el final. Una y mil veces.

8 jul. 2016

Sé de sobra que no me convienes, que tarde o temprano acabaré perdidamente enamorada de ti. Como siempre, porque lo llevo en la sangre.
¿Sabes? Odio ser así: tan sensible, tan sentida y entregada, tan romántica. Ojalá fuera capaz de hacerle caso a mi cabeza por una vez en la vida. Porque sí, me encanta vivir escuchando a mi corazón y haciendo caso a mis impulsos; pero joder, ¿sabes lo difícil que es saber qué es lo correcto pero no tener la fuerza de voluntad suficiente para hacelo? Es frustrante.
Y eso mismo me pasa contigo.
Por eso me despido, porque voy a intentarlo. Porque quiero prevenir antes de curar. Porque sé que como mucho podré aguantar que me rompan una vez más y soy muy joven para que seas tú. Porque sé que es imposible no quererte, y este muro que ves a mi alrededor terminará cediendo. Y solo quiero estar muy lejos cuando eso ocurra.

"Soy una granada. Algún día explotaré y siento que es mi deber reducir al mínimo las víctimas."
Esperado momento...
¿Para bien o para mal? Eso ya depende de ti.
Me voy y conmigo me llevo esta historia.
Historia infinita, pero con fecha de caducidad que nos ha llevado de cabeza desde el primer momento.
Historia de dos locos que decidieron reunirse para juntarse los pedazos.
Historia que no acaba, no se olvida... Mi marca de heroina. Vuelve. Cuando quieras, pero vuelve. Como has estado haciendo hasta ahora.
Ya van cinco años ¿seguiremos sumando paginas a este libro antes de destruirlo por completo?
Eres el 'continuara' que mas ganas tengo de conocer.
Suerte.

No te vayas nunca.

Odio cuando me dices que estás mal, te cierras en banda y me dejas con la duda.
Que solo quedas conmigo y sigues enamorado de tu ex, que el trabajo te consume y estás empezando a vivir por ti mismo... Que tienes mil motivos para darle vueltas y vueltas a la cabeza, pero yo no puedo evitar pensar que es por nosotros.
Llamame egocentrica o llamalo miedo, como quieras, pero entiende que si te vas antes de tiempo, habremos perdido quince días que aun teniamos por delante para entendernos.
Habra que olvidar estos 33 días que nos han llevado al extasis más veces de las que puedo contar.
Que prefiero mil veces que pienses que me voy a enamorar de ti a que simplemente no pienses.
Que odio cuando lo dices, me haces sentir debil y vulnerable, pero estamos jugando con fuego y con el amor y apesar de que no quiero ser la primera en quemarse, me gusta mucho esta partida.
Aguanta, espera, vive. Conmigo.
Que quede un bonito recuerdo.
Que tengamos miedo de decirnos 'te echo de menos' cuando entre nosotros solo haya distancia.
Que aunque sea tarde, me quieras.


Que no te vayas nunca aunque te alejes de mi.

Adiós.

Maldita esperanza.

Esperanza es esperar, sufrir, pensar, soñar.
Esperanza es este nudo que me está destrozando el estómago.
Esperanza es vivir esperando a que vuelvas de nuevo a mi vida ahora que ya te has ido definitivamente.

Que sí, que la esperanza y los soñadores mueven el mundo; pero creedme: es realmente duro vivir continuamente pensando en el futuro. Pensando en lo que vendrá y lo que lograremos o no cumplir.

Bueno, digamos que es realmente duro pensar en el futuro, porque en realidad la vida se te escapa cada segundo a más velocidad mientras te centras en cumplir y conseguir.

Gracias.
Gracias a mí porque por fortuna aprendí a ser y a sentir, me conocí, cambié y comencé a disfrutar realmente de la vida.
Después viniste tú y la volviste del revés.

Pero ¿sabes qué?
Sé que no hemos sido algo sin sentido, sé que ha sido importante para ambos, sé que aunque no nos entendamos, en el fondo, estamos tan conectados que sentimos lo mismo tapado aun así por ese miedo atroz a que nos hagan daño.

¿Ahora? Ahora solo queda seguir viviendo y olvidar.
Sobretodo olvidar.