22 nov. 2016

Tu A, mi X.

El amor: el gran problema de mi vida. 


Creo que quien me ha hecho, ha decidido que ser una de las personas más románticas del mundo, y la menos afortunada en este ámbito, era una magnífica idea. 

Y dicen que soy diferente: más sentida, más romántica. Que se agradece ver que hay personas que todavía creen y son capaces de comprometerse. 
Una soñadora empedernida. 

Todo esto me parece un poco contraproducente, porque se supone que tendría que ser algo bueno... ¿no?

Lo importante de esto es que además de saber que no, que no lo es; la vida me ha dado la magnífica cualidad de ser "una soñadora literal". De tener una imaginación de caballo y de poder escribirlo después. 

Hoy he soñado con el: mi A de tu azul, mi miedo y mi X más compleja. 

Era un principio nervioso e ilusionado. Unos ojos cautivadores, unas manos capaces de tocar también mi interior hecho mástil, dos corazones de seis cuerdas y tres besos más que inocentes. 
Era un sueño. 

Noche cerrada en Madrid. Nieve. Triángulo amoroso no recíproco. 
Él enamorado de mí, yo de ti, y tú... ¿Tú de quién?
"De mi no, eso seguro. No tengo tan buena suerte."

Pero ¿y si? ¿Sabrías llevar bien que las cosas salgan como esperas?

Era nuevo, nuestro, inesperado...

Escondidos tras las casetas de madera de Ópera. Tan escondidos como lo que llevaba por dentro. 
O llevo. 
Porque era todo,
pero sobre todo era eso: 
un sueño. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario