2 mar. 2017

I wish.

No me importa pasar las horas muertas en el aeropuerto, porque hay muchas primeras veces en ellos. Tanto para mí, como para el resto.
Porque cada minuto me da la oportunidad de imaginar para quién serán las flores que lleva aquel chico, a quién esperará esa chica que graba expectante en la puerta de llegadas, adónde irá esa persona que como yo, lleva más de dos horas sentada en la silla de al lado, o si todos los que subirán en un rato a su avión tendrán a alguien esperándoles a su llegada...
Hoy me he dado cuenta realmente de lo mucho que me apasionan los aviones, los viajes y los aeropuertos. Mucho más de lo que ya lo hacían.
Los aviones son unas máquinas complejas llenas de ¿cuantas? ¿200 vidas?... máquinas llenas de vida, de historias, de sueños, de corazones rotos, de nuevas oportunidades, de familias destrozadas, de injusticia, de miedos... máquinas que incluso algunas veces son capaces de quitarte toda esa vida que te creías con derecho a vivir eternamente como si fueras invencible.
Me parecen realmente poderosos.
Y decir que tengo un tatuaje de un avión "porque me gusta volar" no tiene nada que ver con lo que de verdad me transmite.
Siento admiración.
Dicen que viajar es lo único que pagas con dinero que te hace verdaderamente rico, y no puedo estar más de acuerdo.
Tengo muchos planes en mi vida. Una vida "nómada" que aunque no se guíe por los estándares habituales, sé que me va a dar muchas cosas buenas y que me va a enseñar a ser una persona de la que estaré realmente orgullosa, que dejará de darle importancia a nimiedades y seguirá valorando aún más lo que de verdad LE importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario